Zona Arquitectura

Iglesia San Josemaría Escrivá_Mexico #Arquitectura


Los arquitectos que diseñaron esta Iglesia, Centro de Formación y Cementerio fueron: Javier Sordo Madaleno Bringa, Jorge Isaias Guerrero Y Jaime Krasowsky. Rescatando un área abandonada, destinada a basurero, logrando una transformación urbana importante. 

Texto de los arquitectos:
Abordar el tema del diseño de una Iglesia no es únicamente pensar en un esquema estético funcional, sino que además en este caso la arquitectura deberá estar impregnada de una carga mística, así como también tendrá el compromiso de transmitir su mensaje vital provisto de un profundo significado litúrgico. Iniciamos el concepto arquitectónico con trazos geométricos inscribiendo en la repetición de 7 rectángulos Áureos, dos curvas desfasadas aludiendo al pez ICTUS símbolo cristiano y elevamos estas curvas con líneas rectas hacia una diagonal en el rectángulo formando la Cruz de Luz, orientada al norte. Inscrito en esta simbología abstracta, el conjunto está formado por tres partes;  El Templo que es el edificio principal se destaca por su altura y forma que nace de la base de piedra como la iglesia misma, y el resto del complejo está trazado a manera de réplicas de la curva que le da su origen.

El espacio va evolucionando de las curvas en planta a las líneas rectas de la cruz en lo alto, este efecto lo aprovechamos para permitir que la luz del sol ingrese a lo largo del día logrando efectos interesantes en los muros de la nave y define el eje de composición desde el atrio del acceso principal hacia el norte donde la luz remata en el altar. Este hecho geométrico genera al exterior dos muros que recubrimos con módulos de zinc, escamas que se van ordenando al movimiento de los muros y generan una textura de luz y sombra con el recorrido del sol, para el recubrimiento de la parte interior esta piel de zinc se integra con listones de madera de maple que es un material muy noble que nos brinda la calidez y flexibilidad necesaria para adaptarse a las formas curvas de los muros que buscan la luz y que nunca se alcanzan a tocar.
Las criptas se ubican en el sótano y están divididas en áreas temáticas religiosas.

El juego de alturas como símbolo espiritual de aquello que se eleva; Dios verticalidad, combinado con la cruz que se forma en el techo con el tragaluz; hombre horizontalidad, las curvas audaces de los muros, conforman una volumetría escultórica, Texturas, geometrías, sombras... Un exuberante paisajismo, aportan riqueza al lenguaje tectónico de esta obra...



Fotografías: Fran Parente