Zona Arquitectura

Parque Bicentenario_Santiago de Chile #Paisajismo #Urbanismo




"Los arquitectos estamos llamados a construir el espacio físico, y desde fines del siglo XX esto implica también el cuidado de ese espacio físico, del paisaje, del país, del planeta, como se lo quiera llamar. Hemos sido descuidados y hoy nos toca recuperar ese terreno”. 

Así se expresa el arquitecto y paisajista, Teodoro Fernández Larrañaga cuyo proyecto para el Parque Bicentenario de Santiago de Chile fue el ganador del concurso público convocado por la municipalidad de Vitacura. Una zona de la capital chilena que se encuentra en franca expansión.

Este proyecto forma parte del sistema de áreas verdes que se extiende por la ribera sur del río Mapocho, en Santiago Centro, hasta su extremo este. La construcción fue realizada en dos etapas: la primera se abrió al público en 2007 y la segunda en 2011.

Uno de los conceptos básicos de diseño de este parque metropolitano es dar la sensación de protección al visitante. Por ello, se encuentra bajo el nivel de la avenida Costanera. Además, darle la cara al Parque Metropolitano genera la sensación de que se extiende, expandiéndose visualmente.

El Parque Bicentenario se desarrolla en tres áreas principales: Paseo de los Plátanos -circuito perimetral del parque-, Explanada Central -donde se concentra la mayoría de las actividades: parque canino; anfiteatro para diez mil personas; ciclopaseos y dos lagunas artificiales con un ecosistema de cisnes, peces y especies vegetales- y el Talud, que conforma una pantalla visual y acústica del intenso flujo vehicular de las avenidas contiguas.



Este proyecto consideró la inclusión de personas con discapacidad visual y por ello cuenta con el Jardín de Ciegos en el extremo oeste del parque. El ingreso a esta zona es a través de baldosas texturizadas y consta de siete áreas programáticas: Sonidos del agua, Cantos de pájaros, Aromas, Picnic, Ajedrez gigante, Reconocimientos de materiales y texturas para niños y Juegos infantiles especiales. Todas están rodeadas por asientos que proveen seguridad a los usuarios. 

La gran escultura del artista Hernán Puelma “La Búsqueda”, hecha de hierro y fibra de vidrio identifica al parque y es una alegoría a la libertad y la movilidad de Santiago. Una ciudad que crece con la meta de incluir a todos los ciudadanos, especialmente, a los que se desplazan a pie y en bicicleta.

El arquitecto Teodoro Fernández Larrañaga fue reconocido recientemente con el Premio Nacional de Arquitectura; máximo galardón que entrega, cada dos años, el Colegio de Arquitectos de Chile. ¡Enhorabuena!



Fotografías: Mitchele Vidal y Pág web de Teodoro Fernández L. http://www.teodorofernandez.cl/p_bicentenario.html