Zona Arquitectura

Centro Cultural Niemeyer_Avilés_España #Arquitectura





Ubicado en el centro de Avilés, sobre la margen derecha del rio, a 500 metros de la plaza España y el Ayuntamiento, el Centro Niemeyer está concebido como una puerta abierta a todas las artes y manifestaciones culturales.

En 1989, Oscar Niemeyer recibió el Premio Príncipe de Asturias de las Artes. En 2006, la Fundación Príncipe de Asturias contactó con todos los premiados para que se sumaran a los actos del 25 aniversario. Fue entonces cuando el talentoso arquitecto decidió donar un proyecto como regalo a la fundación, al cual calificó como su “obra más importante y querida en el exterior de Brasil”.

Fue inaugurado el 25 de marzo de 2011, es un centro cultural que se compone principalmente de un auditorio de cerca de 1,000 butacas, cúpula, torre, un edificio polivalente y una plaza abierta. Cada uno emerge con una forma diferente, sin embargo son de aquellas formas que ya son parte de la identidad de este arquitecto.

El auditorio se alza como la estructura más alta y compleja. En su interior contempla espacio además para una sala de exposiciones. Sin embargo es la cúpula el espacio principal de exposiciones, con una superficie de 2,000 metros cuadrados contenidos en una semiesfera de hormigón blanco. La torre mirador con 20 metros de altura, es tal vez el objeto con más presencia visual. Se trata de un lugar donde no sólo se puede degustar la vista hacia la ciudad y el río, sino además la gastronomía, con espacios pensados para hacer del arte culinario algo tan importante como la literatura o la pintura.

La Plaza cumple su función de vacío articulador de cada objeto. Aquí se piensa el espacio como una sala de exposiciones a cielo abierto con vida cultural y carácter social, un espacio de encuentro, un espacio urbano, donde suceden cosas, exposiciones, conciertos, lleno de gente, de vida.



“Una gran plaza abierta a todos los hombres y mujeres del mundo, un gran palco de teatro sobre la ría y la ciudad vieja de Avilés”.
Oscar Niemeyer.


Fotografías: Ximo Michavila, Zarateman.