Zona Arquitectura

Museo Nacional de Suiza_Zürich_Suiza #Arquitectura



Esta hermosa fusión antiguo-contemporáneo fue diseñada por la oficina de arquitectura Christ & Gantenbein.
Descripción de los arquitectos. La ampliación del Museo Nacional de Zurich, cuya celebración de apertura se llevó a cabo en julio de 2016, complementa el edificio del museo original de 1898 diseñado por el arquitecto Gustav Gull. La nueva ala se encuentra en el lado contiguo al Parque Platzspitz. Los edificios antiguos y nuevos se acoplan directamente entre sí a fin de formar un conjunto arquitectónico y urbano. Los elementos históricos y modernos de construcción se enfrentan entre sí con éxito. El nuevo edificio incorpora directamente algunas de las características existentes del contexto en su arquitectura. El emplazamiento del edificio acomoda los árboles y los caminos del parque histórico, y la característica tipología de cubierta del antiguo edificio establece el tema volumétrico de la nueva estructura. Los pliegues expresivos en los tejados pueden entenderse como una interpretación contemporánea del historicismo articulado de Gull. Lo nuevo es por lo tanto inconcebible sin el viejo, pero es sin embargo, sin lugar a dudas moderno.

Arquitectónicamente el conjunto consta de dos aspectos muy diferentes: el elegante y antiguo edificio histórico diseñado en una forma abierta de U y el carácter escultórico de la nueva ala que cierra el complejo de edificios, permitiendo así un movimiento continuo a través de los viejos y nuevos tramos. La nueva ala incluye espacios de exposición flexibles, una biblioteca y un amplio auditorio para eventos públicos. El motivo central del nuevo edificio es el puente. Se extiende en un amplio espacio que ofrece un depósito de agua que conecta el nuevo patio interior con el parque. El puente prominente llega al interior en forma de un conjunto monumental de escaleras que conducen a la zona de exposición más grande y como una tribuna en el auditorio.


Siendo tan diferentes los edificios nuevos y viejos, sus similitudes y atributos arquitectónicos compartidos son muy evidentes y sirven para crear una unidad entre lo viejo y lo nuevo. Los fuertes muros de piedra del antiguo edificio del siglo XIX se repiten en las gruesas paredes de 80 centímetros de la nueva ala, que cumplen los altos requisitos de aislamiento térmico de la norma Minergie-P Eco. El hormigón toba desarrollado especialmente para su uso en la nueva ala corresponde a la fachada de toba del antiguo edificio, y los suelos de hormigón pulido en la nueva ala sugieren una interpretación moderna de los suelos de terrazo decorativos en el edificio antiguo.

El hormigón domina en el interior del nuevo museo. En combinación con los elementos técnicos dejados a propósito a la vista en el techo, lo que crea una atmósfera casi industrial que es robusta, amplia y abierta a una variedad de formas de exposición y presentación. Los nuevos espacios en el Museo Nacional de Zurich se conciben como naves industriales de museo: conservadores y al mismo tiempo experimentales.

La fase de construcción de la nueva ala también incluye medidas de seguridad (contra terremoto e incendio) y una amplia renovación de una gran parte del antiguo edificio de acuerdo con los criterios del patrimonio nacional. La entrada principal del museo se trasladó al lugar donde el ala antigua del museo se encuentra con el ala al lado del río Limmat, que solía ser la sede de la escuela de bellas artes. Junto con la nueva entrada, toda la infraestructura de visitas, incluyendo el vestíbulo, guardarropas, tienda y restaurante, fue remodelada. Durante el verano, el restaurante y el bar ofrecen instalaciones de comedor al aire libre en la plaza nueva, añadiendo una nueva dimensión y vitalidad a esta central ubicación urbana, justo enfrente de la estación principal. Un centro de estudios modernos abierto al público se encuentra ahora en los niveles superiores de la histórica ala del río Limmat, y la administración del museo está situado en la planta superior del edificio del museo antiguo.

La fase final de la remodelación estructural del Museo Nacional de Zurich está aún por venir, sin embargo, a partir del 2017 al 2020 la histórica ala oeste y la torre serán sometidas a renovación. En 2020, el museo estará una vez más a disposición del público en su totalidad, iniciando así un nuevo capítulo en la presentación del museo de la historia de Suiza.


Fotografías: Roman Keller, Iwan Baan, Leonardo Finotti, rperroulaz.
Texto: Christ & Gantenbein.