Zona Arquitectura

DeFlat_Amsterdam_Países Bajos #Arquitectura




DeFlat Kleiburg es el proyecto ganador del Premio de Arquitectura Contemporánea de la Unión Europea, Mies van der Rohe 2017. Los arquitectos son NL architects y XVW architectuur.
DeFlat es una renovación innovadora de uno de los mayores edificios de apartamentos de Holanda llamado Kleiburg, un bloque curvado con 500 apartamentos, 400 metros de largo, 10 + 1 pisos de altura, en el barrio de Bijlmermeer de Ámsterdam. El consorcio DeFlat rescató el edificio de la bola de demolición convirtiéndolo en un klusflat, lo que significa que los residentes renuevan ellos mismos sus apartamentos.

Descripción de los arquitectos:
Kleiburg está situado en el Bijlmermeer, una expansión residencial de Amsterdam inspirada por el CIAM de Amsterdam diseñado en los años sesenta por Siegfried Nassuth del departamento de urbanismo. 
A mediados de los noventa comenzó una operación de renovación: muchos de los característicos paneles de nido de abeja  fueron reemplazados por sustancia suburbana, por 'normalidad'. Kleiburg era el último edificio en el área todavía en su estado original; en cierta manera, es el "último hombre de pie en la guerra contra el modernismo".

La idea es renovar la estructura principal, ascensores, balcones,  galerías, instalaciones- pero dejar los apartamentos sin terminar y sin amueblar: sin cocina, sin ducha, sin calefacción, sin habitaciones. Esto minimiza las inversiones iniciales y crea un nuevo modelo de negocio para la vivienda en los Países Bajos.

La mayoría de los intentos de renovación de los bloques residenciales en Bijlmer se habían centrado en la diferenciación. El objetivo: deshacerse de la uniformidad, "humanizar" la arquitectura. Para muchos, la repetición no estaba bien vista.
Pero después de dos décadas de individualización, fragmentación, atomización, parece una idea atractiva realmente fortalecer la unidad: ¡Renovar un Todo!
Se convirtió en el momento de abrazar lo que ya está allí: para revelar y hacer hincapié en la belleza intrínseca, para sublimizar!

En los años ochenta se habían añadido tres ejes, incluyendo ascensores adicionales: parecían “originales” pero introdujeron una verticalidad perturbadora. Resultó que estas adiciones de concreto podrían ser eliminadas: los ascensores podrían ser colocados en el interior de los núcleos y la enorme belleza de los balaustres horizontales ser restaurada.
En las galerías la división entre el interior y el exterior era bastante defensiva: cerrada, no muy acogedora. Las partes cerradas de la fachada fueron reemplazadas por doble acristalamiento. Al abrir la fachada, la interacción se convierte en portadora personal de la identidad de los habitantes, también con las cortinas cerradas.

El pulido de los balaustres pintados reveló la suavidad sensacional del concreto prefabricado: ¡mejor que la piedra natural!
Originalmente los espacios de almacenamiento para todas las unidades se encontraban en la planta baja. Los depósitos impenetrables crearon una "zona muerta" al pie del edificio. Colocando los maleteros en cada piso podríamos liberar la planta baja para la vivienda, activándola para crear una base social e integrando la "bestia" en el parque y sus alrededores.

Al incrementar los pasajes a nivel de la calle a doble altura, las conexiones entre los dos lados de las líneas de visión se abren, nuevos planos aparecen en el paisaje del parque.
Esta estupenda recuperación fue inaugurada en 2016, y se perfila como un ejemplo a seguir que con seguridad será muy premiada y esperemos imitada para la preservación de obras que valgan la pena. 




Fotografías: Stijn Poelstra , Marcel van der Burg.
Texto: NL Architects y XVW architectuur.